Descubren imágenes secretas en las pinturas de Pieter Bruegel

“El combate entre don Carnal y doña Cuaresma”, de Pieter Bruegel el Viejo, muestra tanto a los asistentes al festival como a la gente piadosa. Imagen: Kunsthistorisches Museum Vienna.

Nuevas tecnologías de la imagen permiten ver capas anteriores de las pinturas, que fueron tapadas por el artista.

Por NINA SIEGAL

AMSTERDAM — ¿Qué pasaría si uno desprendiera las capas de una obra de arte de uno de los pintores más grandes de la historia del arte?

De repente, podrían aparecer cadáveres.

Detalle de “El combate entre don Carnal y doña Cuaresma", que muestra dos peces en la pala de un panadero. Imagen: Kunsthistorisches Museum Vienna.

Detalle de “El combate entre don Carnal y doña Cuaresma”, que muestra dos peces en la pala de un panadero. Imagen: Kunsthistorisches Museum Vienna.

 

Tomen, por ejemplo, la escena de festival de Pieter Bruegel el Viejo, “El combate entre don Carnal y doña Cuaresma”, pintada en 1559. Si analizamos sus primeros bocetos de la pintura, usando fotografía de rayos X, podemos ver un cuerpo dentro de una carretilla que una anciana arrastra detrás de ella. Luego, vemos otro cadáver en el suelo, con su rostro hacia el espectador; yace ominosamente cerca de un niño enfermo.

Pero cuando vemos la versión final de la pintura, ya no están estos elementos macabros. El cadáver de la carretilla ha sido borrado con pintura café; el cuerpo en el suelo ahora está cubierto con un manto blanco. ¿Cuándo y cómo desaparecieron estos muertos?

Nueva tecnología de imagen, creada por un proyecto conocido como “Al interior de Bruegel”, nos permite separar las capas de la pintura. El proyecto fue desarrollado, junto con el Museo Kunsthistorisches de Viena, para “Bruegel”, una exhibición de 87 obras del pintor que continuará hasta el 13 de enero.

Detail of “El combate entre don Carnal y doña Cuaresma” hecha con rayos infrarrojos muestras una cruz en la pala del panadero. Imagen: Kunsthistorisches Museum Vienna.

Detail of “El combate entre don Carnal y doña Cuaresma” hecha con rayos infrarrojos muestras una cruz en la pala del panadero. Imagen: Kunsthistorisches Museum Vienna.

 

Bruegel, un importante pintor del Renacimiento Nórdico, conocido por obras como “La torre de Babel”, “La boda campesina” y “El triunfo de la muerte”, creó mundos caóticos y detallados. Parodiaban temas religiosos, se burlaban de lo beato, presentaban la muerte en detalle realista, y elevaban a los campesinos a roles centrales.

Nos mostró un universo cómico y violento de gente común en la época de la inquisición española en el siglo XVI.

En su lecho de muerte, Bruegel recomendó a su esposa que quemara sus dibujos, por temor a “que fueran demasiado mordaces o burlones, ya sea porque lo sentía” o porque ella podría meterse en problemas, de acuerdo con una biografía de 1604 escrita por Karel van Mander. ¿Acaso tenía miedo al castigo divino?

Al igual que otros maestros del siglo XVI, Bruegel creó sus pinturas meticulosamente sobre paneles de madera, capa por capa.

Una muestra exhibe 87 obras de arte de Pieter Bruegel el Viejo en el Kunsthistorisches Museum de Viena. Foto: Kunsthistorisches Museum Vienna.

Una muestra exhibe 87 obras de arte de Pieter Bruegel el Viejo en el Kunsthistorisches Museum de Viena. Foto: Kunsthistorisches Museum Vienna.

 

En la pintura “El combate entre don Carnal y doña Cuaresma”, vemos a los asistentes al festival de un lado, y a los observadores devotos de la Cuaresma del otro. Un hombre robusto que sostiene un cerdo atravesado por un palo se enfrenta con un austero penitente, que sostiene una pala de panadería sobre la que hay dos pescados.

Sin embargo, si analizamos una imagen de esta pintura hecha con rayos infrarrojos, vemos que en lugar de los dos pescados, Bruegel pintó una cruz, un símbolo de la Iglesia. Más tarde quitó la cruz y agregó los pescados, un alimento tradicional servido durante el festival de la Cuaresma. Pero los pescados también son símbolos de Cristo, así que simplemente pudo ser una referencia más sutil a la Iglesia.

En cuanto a los cadáveres, Sabine Pénot, curadora de las pinturas holandesas en el Museo Kunsthistorisches, dijo que no fue Bruegel quien hizo estos cambios; alguien más borró al cadáver de la carretilla, y cubrió el cuerpo que estaba en el suelo, aunque nadie sabe con exactitud quién lo hizo ni cuándo.

“Uno ve la capa de pintura donde se hallan estos cuerpos muertos o enfermos y luego te topas la intervención de alguien después para reducir estas imágenes oscuras y estremecedoras”, dijo Pénot.

© 2018 The New York Times – Diario Clarín

Dejar un comentario

Enviar Comentario

Por favor, completar. *