“Loving Vincent” muestra los personajes con la perspectiva de las pinturas de Vincent Van Gogh (The Washington Post / Good Deed Entertainment)
“Loving Vincent” muestra los personajes con la perspectiva de las pinturas de Vincent Van Gogh (The Washington Post / Good Deed Entertainment)

Por Michael O’Sullivan – Infobae

El camino de Loving Vincent fue largo y arduo: la película tardó 10 años en producirse, según cuenta el cineasta Dorota Kobiela, que, en 2007, soñó con la idea de una película biográfica animada sobre Vincent Van Gogh. Aunque originalmente se imaginó como lo que Kobiela llama un corto “simulacro de documental”, en el que varios temas de los retratos de Van Gogh cobrarían vida y serían “entrevistados” para hablar sobre el pintor. Su plan fue algo parecido a una burla del tiempo.

La animadora y pintora de 38 años, graduada de la Academia de Bellas Artes de Varsovia y de la Escuela de Cine de la misma ciudad, se había marcado un objetivo que le causaría más de un dolor de cabeza: cada cuadro de la película, sería una pintura al óleo original, hecha al estilo de van Gogh.

Haz los cálculos: a 12 fotogramas por segundo, una película de 90 minutos tiene 64,800 fotogramas.

Los polacos Kobiela y Welchman tienen su hogar en el puerto báltico de Gdynia (Polonia), donde se realizó la película. Recientemente se sentaron a hablar sobre Vincent, y comenzó diciendo que la colaboración comenzó cuando se enamoraron, no solo entre ellos, en 2008, sino con la historia inspiradora de un artista que tomó sus fracasos: en la vida, en el amor y en la carrera. Y todo eso lo convirtió en un arte brillante.

Al hacer lo que esencialmente es una caricatura, aunque se trata de un gran artista ¿existía el peligro de que la historia en sí se volviera caricaturesca?

La cinta animada “Loving Vincent” creó 65,000 pinturas diferentes (The Washington Post / Good Deed Entertainment)
La cinta animada “Loving Vincent” creó 65,000 pinturas diferentes (The Washington Post / Good Deed Entertainment)

Welchman: No nos preocupaba que se volviera caricaturesco, porque está basado en su vida, y su vida fue bastante trágica. Inspirador, sí, pero también trágico. Nos preocupaba hacer justicia a la persona de Vincent, a sus cartas, a sus pinturas. Queríamos utilizar actores reales detrás de los personajes pintados, porque Vincent también pintó sobre la vida. Nuestro interés en enmarcar la historia como un misterio surgió orgánicamente. Descubrimos algunos puntos que discutíamos mucho: ¿quién era este hombre? ¿Por qué se suicidó? ¿Se suicidó? Descubrimos que, a pesar de que hay un museo completo dedicado a él (el Museo Van Gogh en Amsterdam) y se han escrito decenas de libros sobre él, comenzando con la biografía de Julius Maier-Graefe hace casi un siglo, había todavía muchas preguntas sin respuesta.

Para aquellos que no entienden la técnica que utilizas en la película, que involucra Rotoscopy o pintura de acción en vivo ¿podrías explicar eso?

Welchman: Rotoscopy, en el caso de las escenas de flashbacks en blanco y negro de la película, implica tomar metraje subyacente, normalmente acción en vivo. Normalmente, hoy en día, eso se hace a través de la computación. Usamos estaciones de trabajo de animación de pintura (PAWS), donde los artistas pueden analizar las imágenes de referencia en una pantalla y en un lienzo. Las pinturas de color de la película, por otro lado, las hechas al estilo de Vincent, no son verdaderas rotoscopy, porque los artistas estaban reinventando escenas de acción en vivo al estilo de las pinturas de Van Gogh.

Dorota, eres pintora y has hablado sobre tus propias luchas con la depresión. ¿Cómo hablaste de esas dos cuestiones en esta película?

Kobiela: He leído las cartas de Van Gogh varias veces, y la primera fue a los 16 años. Y en ellas logra tocar la fibra. “No podemos hablar, excepto a través de nuestras pinturas“, decía. Estuve trabajando en animación durante varios años, pero sentí la necesidad de volver a la pintura para combinar mis dos pasiones.

¿Cómo tuviste la idea de acercarte a la película en formato de thriller?

Welchman: Antes de conocer a Dorota sabía lo que todos sabían sobre Van Gogh, y nada más: que se cortó la oreja. Él se volvió loco. Hizo pinturas coloridas. Que se vendieron por mucho dinero. Después de enamorarse de su historia, leí todos sus libros. Me obsesioné. En 2011, cuando salió Van Gogh: The life, de Steven Naifeh y Gregory White Smith, en el que señalaron que fue asesinado, pensé: ¿De dónde sacó el arma? ¿Qué paso con el arma? ¿Qué pasó con su equipo de pintura? Se puede abordar la teoría de que el tiroteo no fue un suicidio, sino algo accidental.